ALUMNOS APOLINAV EN EL EJERCICIO NAVAL “CAÑÓN DE DESEMBARCO”.

Viña del Mar, Jueves 27 de Octubre. En nuestra historia Naval, uno de los  hechos que nos llena de orgullo ocurrió en Febrero del año 1880, durante la Guerra del Pacífico.

La campaña terrestre había comenzado y el Ejército Chileno se encontraba presto a ocupar Moquegua, Tacna y Arica. Luego que la Escuadra desembarcara en Ilo y Pacocha, a nuestro Ejército Expedicionario, se le desembarcó a tierra en la Caleta de Ite junto a la Artillería de Campaña. Debido a que no se podía continuar con el traslado de la Artillería con los medios normales, por la inclinación del morro allí existente, el Capitán de Corbeta Manuel Orella Echánez, junto a toda la tripulación de la Goleta “Covadonga”, armó una maniobra usando las jarcias de su buque y también la de los transportes de apoyo, superando así la rudeza del terreno al levantar los cañones a fuerza de brazos, en una combinación de senderos serpenteantes.

El cansador trabajo duró 4 días, durante los cuales en un esfuerzo mancomunado, los “Zapadores” del Ejército y la Marinería de la “Covadonga”, demostraron valor, espíritu de cuerpo y voluntad de nuestros marinos y soldados.

Firmes a mantener viva esta heroica gesta, la Academia Politécnica Naval revive una antigua tradición realizando el ejercicio del “Cañón de Desembarco”, cuyos integrantes son Marineros y Grumetes alumnos del Plantel Educacional, quienes se han llenado del espíritu y tradición de nuestros antepasados, demostrando con iniciativa, tesón, respeto, trabajo en equipo que es posible lograr cualquier meta propuesta.

Al mando del Subteniente Juan Pablo Chiffelle Claro, el seleccionado del Cañón de Desembarco 2016, realizó su práctica en el Campus Jaime Charles presidida por el Director de la Apolinav, Capitán de Navío Juan Andrés de la Maza Larraín, quien los felicitó por la entrega y compromiso a una tradición militar que debe quedar imperecedera en la repartición.

Cabe señalar que la maniobra realizada para la revista del Comandante de la Maza, con traslado del equipamiento, disparo de salva de cañón, alcanzó un tiempo de 8” 42 segundo, cercano al record vigente por la APOLINAV.

Últimas noticias
Contáctenos

Envíenos un mensaje y tomaremos contacto con usted.